Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Espectaculos

"No fue un accidente": un amigo del médico neurólogo que murió en el incendio arremetió contra Felipe Pettinato

Alejandro López, un amigo de Melchor Rodrigo —el reconocido médico neurólogo que murió en el incendio dentro del departamento de Felipe Pettinato— habló sobre la relación que la víctima mantenía con el joven de 29 años, quien era su paciente. Dijo que el hijo del músico y conductor solía manifestar comportamientos agresivos, por lo que consideró que lo ocurrido el lunes pasado en el edificio de Belgrano “no fue un accidente”.

En primer lugar, López reveló que Felipe vivió durante un tiempo en la vivienda del neurólogo y sus padres. “Melchor tenía por costumbre, en los casos críticos, llevar a los pacientes a su propia casa y vivir con ellos para hacerles un control día a día”, contó en declaraciones a América Noticias.

Pero en esa vivienda, según su relato, se produjeron varios hechos de violencia: “Una vez lo corrió con un cuchillo dentro del departamento y, otra vez, con una sartén. Otra vez le robó unas pastillas y un talonario de recetas; se encerró en el cuarto de Melchor y hubo que tirar la puerta abajo. Yo llevé un cerrajero personalmente al día siguiente. Esto fue en los últimos dos años”.

El hombre dio a conocer, además, que tres días antes de la muerte de Melchor Rodrigo, los padres del médico habían echado a Felipe de su casa. “Creo que fue un fin de semana complicado para Felipe, por lo que pasó el viernes. El padre de Melchor, que es un señor mayor y de un carácter fuerte, lo echó de su casa. No sé qué habrá hecho, quizá por alguna inconducta que tuvo”, manifestó.

Y esbozó una teoría de lo que sucedió después: “Seguramente Felipe llamó a Melchor porque estaba con alguna necesidad y era muy común para él ir a las casas de sus pacientes y quedarse con ellos hasta que se calmen y se pongan bien”, agregó. Así, según su pensamiento, el médico se dirigió al edificio ubicado sobre la calle Aguilar al 2.300, en Belgrano.

El lunes por la noche, el fuego arrasó con gran parte de lo que había en el interior de la unidad “F” del piso 22. El incendio se desató en el interior del living comedor y las llamas rápidamente se propagaron a los demás ambientes, que quedaron cubiertos de hollín. Las fotos del interior del lugar tras el siniestro muestran los destrozos en la cocina, el baño y el balcón. Sólo pareció salvarse una habitación.

Los resultados preliminares de las pericias realizadas por efectivos del cuerpo de Bomberos de la Ciudad señalaron que el fuego se habría originado con un “elemento ígneo capaz de generar una llama libre”, como podría ser “un encendedor, un fósforo o papel previamente acondicionado para ser encendido”.

De acuerdo a la hipótesis, el potencial térmico de estos elementos se habría transmitido a otros con alta capacidad de arder, dando así inicio al siniestro. Además, no se descarta la posibilidad de que las llamas se hayan combinado con algún líquido que haya funcionado como acelerante de la combustión.

El cuerpo del médico fue encontrado carbonizado boca abajo en el departamento. El resultado preliminar de la autopsia estableció que la muerte se produjo a causa de “quemaduras críticas, congestión, edema y hemorragia pulmonar”.

Felipe Pettinato

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de Neuquen deportes

Teclas de acceso