Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Rio Negro

Szczygol, el legislador rionegrino solidario y todo terreno

Días atrás, le tocó en forma espontánea concretar una tarea de ayuda en pleno campo a una familia de Viedma, que casi se asimiló con un pequeño rescate.
El espíritu altruista lo llevó a cabo en un escenario desértico, donde las comunicaciones y los viajeros no abundan: la ruta provincial N° 51, un polvoriento camino que vincula a Viedma -por la zona de La Cuchilla- con Bahía Creek.
Cuando regresaba a esta ciudad, el parlamentario de Juntos Somos Río Negro, frenó su camioneta a la altura del kilómetro 40 ya que encontró a una familia cuyos integrantes tenían cara de preocupados.
Habían averiado un neumático, y el gancho de la rueda de auxilio ubicada debajo de la caja, no se desprendía por un cúmulo de suciedad que transformaba en hermética a la cerradura.
“Me bajé y les dije a los ocupantes: Les doy una mano”, recuerda de regreso a Viedma en un contacto con Noticias.
Ahí no nomás, sin importarle el polvo del piso se tiró de cabeza debajo del rodado y empezó a hacer fuerza con una palanca porque la pequeña cerradura estaba falseada.
Destaca, casi sonriente, que “le tuve que empezar a pegar al gancho a lo Patoruzú”, en una suerte de homenaje a quien desde un “comics”, y gracias al dibujante Dante Quinterno, el cacique Patagónico –sin que Szczygol se diera cuenta- hace gala de tener una personalidad noble y bondadosa.
Mientras concretaba la brusca maniobra, otros automovilistas decidieron imitarlo y darle una mano, hasta que la traba zafó. Este hecho llamó la atención de unos turistas porteños que no podían creer lo que veían como testigos de este acto de carácter altruista.
Una vez retirado el repuesto y colocado como auxilio, los tripulantes de la camioneta le confiaron a Szczygol que habían adquirido el vehículo hace un tiempo pero “nunca bajaron la rueda”.
El legislador tomó con cierta humildad el hecho, pero no dejó de destacar que “la buena gente que pasaba, frenaba y se bajaba a ayudar”.
Este ejemplo de actitud fraternal no ha sido un valor humano que se haya recogido, simplemente, en las teorías y en algunas grandes creaciones artísticas de la humanidad, sino que a medida que las sociedades avanzan, muchas personalidades han defendido la importancia de valorar e integrar la solidaridad en cualquier acción humana. Y eso, a veces, viene desde la casa, como la acción que puso en práctica el legislador. Este quizá escuchó alguna vez al literato brasileño Paulo Coelho, quien inmortalizó la frase: “Las pequeñas cosas son las responsables de los grandes cambios”.

Fuente: noticiasnet
Viedma

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso