Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar

Ahora: Escándalo en Diputados. Un diputado manoseaba a una menor en vivo mientras sesionaban en forma virtual

Rio Negro

Le robaron una yegua, siguió sus rastros y la encontró faenada

Bariloche.- Cristina Collihuin expresó su tristeza por el robo de una yegua en la madrugada del sábado. Cuando fue a hacer la denuncia no quisieron tomársela por la falta de la documentación. Comenzó a investigar para encontrarla pero al lograrlo ya estaba despostada.
"Era nuestro primer caballo y una mascota para mis nenes", comentó Cristina Collihuin acerca de un caso que comenzó la madrugada del sábado con los persistentes ladridos de los perros de la cuadra. "Lo tomamos tranquilos y seguimos durmiendo", contó acerca de una situación que continuó por la mañana cuando no encontraron a su yegua para darle de comer.
Fue grande la sorpresa y su marido comenzó a buscarla con el auto, mientras ella se comunicó a una línea de emergencias, dado que a una cuadra había una cámara. Contó que estaban los rastros de la zapatilla en la entrada y comenzaron a seguir los rastros con sus parientes. Vive en Tierra del Fuego e Isla Soledad, en el barrio Nuestras Malvinas. Llegaron a los pinares, hacia la izquierda, en dirección al río y de ahí dio vuelta y subía por Puerto Argentino. Explicó que se veía que cada dos o tres metros volvía y luego retomaba.
Mientras tanto la llamaron del 911 para informarle por un caballo atropellado en Circunvalación pero no era su potranca, según constató su marido. Un vecino vio que estaban buscando algo y le contó que había pasado una persona del barrio arriba de un caballo de dos colores.
Cristina acudió a la comisaría 28, con la fe de que la iba a encontrar viva, mientras su marido y parientes seguían el rastro. En la comisaría no le quisieron tomar la denuncia porque si bien la yegua está marcada, le pedía la constancia de la marca habilitada, que "es de un tío abuelo que en este momento se encuentra en el campo, era imposible pedir esa constancia". Le explicó que necesitaba que le tomara la denuncia para poder ver si ubicaban la yegua por las cámaras, pero ante su negativa se retiró desilusionada, con la intención de encontrarla.
Recorrió muchos lugares buscándola, pero no encontró nada, hasta que al final del barrio Unión fue su marido quien dio la primera señal. "Estaba esperanzada porque había muchos animales, pero el rastro se perdía", lamentó.
Siguieron buscando hasta que encontraron el lugar donde había entrado la yegua. Destacó que habían hecho un importante recorrido para no hacer acusaciones sin fundamento. Se comunicó mientras tanto con el 101 y le respondieron que no podían estar buscando el caballo todo el día pero les respondió que había encontrado el lugar y necesitaba que le tomaran la denuncia. Ante la falta de respuestas permaneció en la vía pública frente a la casa donde habían encontrado los rastros y, tras observar movimientos extraños, fue confirmado la triste noticia de que la yegua ya no estaba con vida.
Finalmente su marido lo confrontó y le preguntó por su yegua. Cristina también lo enfrentó y lo empujó. De pronto miró un recipiente lleno de sangre y las sospechas se iban confirmando. Se produjo una violenta situación hasta la llegada de la policía. Destacó que habían realizado un rastrillaje desde el Malvinas hasta el barrio 2 de Abril y una vez que llegó no se movió del lugar hasta que llegó la policía, que se acercó por el conflicto y ella les explicó que: "estoy acá por mi yegua".
Ante esa situación la Comisaría 42 decidió tomar la denuncia pero le dijeron que no sabían cuándo podrían hacer el allanamiento. Luego se comunicó con el fiscal de turno.
Se hizo el allanamiento y se encontró la carne despostada. "Al animal no lo tenía para esclavizarlo ni para hacerlo trabajar, era una mascota, uno se encariña", expresó con dolor acerca del tenso momento que vivió una familia que protagonizó una búsqueda que finalizó con un triste desenlace.

BARILOCHE faena

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso