Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Futbol

Se juega la vuelta de los octavos de final de Lifune

Gentileza
Gentileza

Lifune juega este fin de semana los partidos de vuelta correspondientes a los octavos de final de la Copa Neuquén "Eduardo Losada". Los ocho primeros cruces ofrecieron emociones para todos los gustos y abrieron lugar a las más variadas especulaciones.

Algunas series parecen definidas, otras tienen pronóstico reservado y también están los que se permiten pensar en algún batacazo. Las revanchas de este próximo sábado determinarán quienes serán los 8 equipos que avanzaran a cuartos de final.

Hay dos series que en los papeles parecen resueltas por las abultadas goleadas que se registraron en los primeros 90 minutos. El 5-0 de San Patricio del Chañar ante Atlético Neuquén y el 6-1 de la ADC sobre Los Canales parecen irreversibles para los derrotados, en un principio. En todo caso, si los dirigidos por Andrés Sarrocco o los conducidos por Marcos Fuentes logran revertir la historia estaremos hablando de otra página épica en el fútbol regional. Lo cierto es que Gabriel Lineares y Manuel Sanchez saben que lo peor en estos casos es confiarse en la ventaja especulando con la amplia diferencia. La idea es jugar las revanchas “olvidando” el resultado beneficioso que consiguieron de local.

La Adc fue contundente en el Gigante y se despachó con un 6-1 impiadoso ante Los Canales.

En los restantes 6 juegos el trámite fue parejo en general y la mínima ventaja, más allá del favoritismo de algunos en la previa, obliga a los candidatos a no relajarse ante rivales que estarán motivados por sentirse cerca de la hazaña. La obligación es doble para Maronese y Deportivo Rincón. Los dos son candidatos para muchos, consiguieron buenos resultados de visitante y resolverán la historia de local. El equipo de Hugo Silva empató sin goles en Añelo ante el conjunto que conduce Cristian Martinez. Por su parte, los muchachos de Daniel Olea se llevaron una buena victoria de la cancha de Patagonia por 1-0. Ariel Ortiz y la “Bruja” Martinez saben que, al menos en la diferencia del resultado de ida, no están lejos de sus respectivos rivales (mucho menos Añelo) y aspiran a dar el golpe de los octavos.

Independiente fue superior a El Porvenir (local en cancha de Pacifico) y le ganó merecidamente 3 a 1.

Otros dos equipos que ganaron de visitante y también parecen tener encaminada la llave son Independiente y Bicicross. El rojo es otro de los candidatos y lo ratificó ganando con autoridad 3-1 a El Porvenir que fue local en cancha de Pacifico. Los dirigidos por Guillermo Doglioli se impusieron claramente ante el equipo de Plottier orientado por Maximiliano Maripil. Los de Senillosa también triunfaron a domicilio, pero con un marcador mas ajustado. La visita, bajo la conducción de Manuel Barros, le ganó 2-1 al Sapere de Diego Trotta en el este de la capital neuquina.

El cruce mas atractivo se jugó en Zapala, Don Bosco y Alianza empataron 1 a 1.

Por último, hay dos cruces que tienen la etiqueta de pronóstico reservado. Uno, probablemente el más atractivo de octavos, es el de Don Bosco y Alianza que en la ida igualaron 1 a 1 en un partido que tuvo de todo: goles, expulsiones y polémicas. Además de ser dos clubes grandes del futbol neuquino los que se enfrentan, en el banco de suplentes hay dos Dt que se conocen: Nestor Castro y Jose Berruezo. El otro cruce difícil para aventurar un resultado es el de Petrolero Argentino y Pacifico. En el 30 de septiembre ya quedó demostrada la paridad que existe entre los equipos de Pedro Di Napoli y Fabian Riquelme. Fue victoria para el “Matador” por 1 a 0 sobre el “Decano”.

Petrolero Argentino tuvo que trabajar para derrotar 1-0 a Pacifico en un partido muy parejo.

El balance de los 8 partidos de ida arroja en la estadística fría y dura del resultado: 3 triunfos locales, 3 victorias visitantes y 2 empates. Un solo partido no tuvo goles: el empate de Añelo y Maronese. Se convirtieron la suma, para nada despreciable, de 23 goles. Lo que da un promedio de casi 3 goles por partido aunque es cierto que en dos partidos se anotaron 12 goles.

En definitiva la vuelta de la competencia lifunera ofreció un amplio y variado menú futbolístico que reunió todos los condimentos necesarios: emociones, frustraciones, triunfos, derrotas e igualdades. Las revanchas prometen no ser menos.

Fuente: Ezequiel Gesumaria
Lifune

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de Neuquen deportes

Teclas de acceso