Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

"Yo no lo maté a Fernando, fue papá", le confesó Nahir a su abogada y le pidió que acuse a su padre

La noche del 29 de diciembre de 2021, Nahir Galarza no pudo dormir.

Horas antes había llamado varias veces a su abogada Raquel Hermida Leyenda:

-Necesito verte -le dijo.

Luego le rogó:

-Por favor, estoy desesperada. Es urgente.

La abogada penalista, que ingresó en la causa después de que Nahir fuera condenada a cadena perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo, ocurrido el 30 de dicembre de 2017, viajó a Paraná porque pensó que su defendida atravesaba un brote psiquiátrico.

Pero cuando la vio, la joven de 23 años le contó un secreto jamás revelado.

-Yo no lo maté a Fernando, fue papá. Quiero que acuses al verdadero asesino y a la corruptos que taparon lo que pasó de verdad aquel día.

-¿Quién es el asesino?

Nahir no podía parar de llorar. Y le reveló que había sido su padre.

Es por eso que hoy la abogada se presentó en la Fiscalía Criminal de Turno en Paraná y denunció a Marcelo Mariano Galarza, el padre de Nahir, por el homicidio de Fernando Pastorizzo. También acusó al fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa, y al abogado Marcelo Reborsio, el primero que defendió a Nahir.

También denunció que el tío paterno de Nahir la abusó sexualmente cuando era menor. Y otra denuncia por violencia de género contra Galarza. Al mismo tiempo pidió medidas de seguridad para Nahir, para su hermano, su madre Yamina y para ella.

Los fiscales de Paraná ya están al tanto de esas graves denuncias, que se elevarán a Gualeguaychú.

Nahir le contó a Hermida Leyenda una nueva versión de los hechos con detalles desgarradores. ¿Ella estuvo en la escena del crimen si es que a Fernando lo mató otra persona? ¿Lo escuchó pedir una ambulancia mientras el supuesto asesino disparaba? ¿Entonces no es verdad que fue un accidente en el que la mente se le puso en blanco?

Son todos interrogantes que hasta ahora no tienen respuesta.

El encuentro de Nahir y Hermida Leyenda, de vasta experiencia en casos en los que sentó jurisprudencia en perspectiva y violencia de género, ocurrió el jueves 6 en la Unidad Penal Número 6 de Mujeres, en Paraná.

Hoy viernes, Hermida Leyenda presentó la denuncia en Paraná “contra los verdaderos culpables”. Incluso anoche pensaba hacerlo ante la Suprema Corte de Justicia, mientras prefería no revelar a quién iba a denunciar.

-¿Nahir acusó a su propio padre? Esa era una de sus teorías, doctora - preguntó Infobae

-No se pueden dar nombres. Por cuestiones de seguridad. Espero sepan entender. Esto es muy delicado y puede marcar un gran giro en la causa -respondió anoche Hermida Leyenda.

No quiso jugar al misterio, sino ser cuidadosa, pero dejó una frase que dice mucho en lo que calla, en especial ante la posibilidad de que Nahir hubiera sufrido un abuso sexual que nunca fue denunciado:

Raquel Hermida Leyenda hoy en los tribunales donde presentó la fuerte denuncia de Nahir Galarza

-El equipo interdisciplinario obtuvo el dato que faltaba para completar el relato de Nahir. Había un hueco, algo que ella no decía. Pudimos comprobarlo. Lamentablemente confirmamos que la palabra patriarcado no es una palabra feminista, sino judicial. El verdadero asesino de Fernando sólo pudo estar libre con la anuencia de abogados, fiscales y funcionarios del Poder Judicial. Sólo tenía 19 años y tardó cuatro años para poder hablar. ¿Por qué lo hizo? Porque no la defendieron ante un abuso sexual, pero eso lo contaremoe en otro momento, dijo la abogada a Infobae.

Hoy Hermida Leyenda denunció al padre de Nahir por el crimen y a su tío por abuso sexual infantil. Según pudo saber Infobae, Nahir la llamó varias veces a la abogada “para decirle algo que no podían saber sus padres”. Entre lágrimas, entonces, le contó que ella no había matado a Fernando, sino que había sido su padre.

“Ella había estado en la escena del crimen, pero Galarza se ocupó de todo. Anduvo en auto. Estuvieron en todos los detalles, por ejemplo en no ser registrado por las cámaras de seguridad. Su primer abogado, Víctor Rebossio, también fue denunciado porque fue el que la llevó a que ella se declarara culpable. Después cambiaron la versión a que fue un accidente. Hubo un entramado judicial para culparla a Nahir”, dijo una fuente del caso.

La peor sospecha

Desde que entró en el caso, Hermida Leyenda se animaba a trazar una hipótesis. Surgía en un interrogante que planteaba: “¿Y si Nahir no disparó el arma?”. Con eso apuntaba (y apunta) a que no se investigó si Marcelo Galarza pudo haber sido el autor del crimen. Resulta contradictorio que la familia de la joven tenga una abogada que sospecha de Galarza, pero ella pidió no hablar con él. Y el padre de Nahir lo entendió. “Lo único que me importa es Nahir. Y que salgan a la luz las falsedades del juicio”, les dice a sus íntimos.

Nahir, le dijo:

-Raquel, hacé la denuncia contra la corrupción que me tiene detenida -le pidió la joven, algo más aliviada por la presencia de una de las personas en las que más confía.

“Autorizo a la doctora Raquel Hermida Leyenda a denunciar, tramitar, hacer público todo lo relatado sobre lo ocurrido el 29 de diciembre de 2017 y fechas anteriores”, le escribió Nahir en una hoja a la abogada. La firmó, aclaró la firma y puso su número de documento.

“Esto no es una estrategia de Galarza para hacerse cargo del crimen y que liberen a su hija”, aclaró un allegado a Nahir.

-Raquel, hacé la denuncia contra la corrupción que me tiene detenida -le pidió la joven, algo más aliviada por la presencia de una de las personas en las que más confía

“Nahir dice que había un entorno de encubrimiento formado por el poder judicial, abogados, fiscales, policías, que la acorralaron y la hicieron declararse culpable en su primera declaración”, señala una fuente con acceso al expediente.

Para llegar a entender el grado de confianza que Nahir tiene en Hermida Leyenda, basta con mencionar que la abogada -que ha acusado con éxito a violadores, femicidas y maltratadores machistas- desnudó graves falencias en el juicio oral en el que su defendida -por entonces con otros abogados- fue condenada.

El 3 de julio de 2018, el Tribunal Oral de Gualeguaychú, presidido por el juez Maricio Derudi, la condenó a prisión perpetua por el delito de homicidio agravado por el vínculo y el uso de arma de fuego.

El día del veredicto, Nahir iba a ir hasta que sus padres la convencieran de que se quedara en la cárcel. “Va a ser un circo, van a estar todos los medios y no queremos verte en una situación así”, le dijeron. Al comienzo del juicio ellos pensaban que podía evitarse la condena a perpetua. Pero con el correr de los días se dieron cuenta de que la situación iba a ser otra.

“Con lo que me pasaba estaba triste. Me podría haber pasado algo feo”, le dijo Nahir a Infobae, el primer medio en entrevistarla, en 2018. Daba a entender que si no moría Fernando, le podría haber tocado a ella.

Está claro que la prisión cambió el curso de su vida. Si no hubiese sido condenada por el crimen, su futuro, o lo que proyectaba, era terminar la carrera de Derecho Penal y viajar a Estados Unidos. Le gusta hablar y leer en inglés. Cuando hablaba con su padre lo hacía en ese idioma. “Cuando era chica leí el Fantasma de Canterville, de Oscar Wilde, en la lengua original”, cuenta ella.

En parte, y más allá de que añora la libertad y extraña a su familia y a sus amigas, es como si el crimen hubiese sido para ella una especie de renacimiento. Un bautismo trágico. Nahir estudia Psicología, escribe poemas, dibuja, lee libros de mitología griega, esotéricos y de ficción

Cuando alguien le recuerda los hechos que la llevaron a la cárcel, Nahir se atormenta. Insistió durante mucho tiempo -hasta este último día de reyes en que habló con su abogada- que había sido un accidente, que el arma la tenía él, y ella se la sacó y se le nubló la mente y se le escaparon dos tiros de la 9 milímetros que su padre policía, Marcelo Galarza, había dejado arriba de la heladera.

No se siente asesina. Mantiene lo que declaró en el juicio, que Fernando la maltrataba, le decía depresiva, era celoso, se había obsesionado con ella, que llegó a pegarle y -la noche del asesinato- a apoyarle la pistola en la panza.

A una confidente le dijo que en el juicio se calló cosas muy dolorosas que no se animó a decir. Que ni sus padres sabían. Con el tiempo tuvo una charla con ellos y se las contó.

Fuente: Infobae
crimen nahir galarza

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de Neuquen deportes

Teclas de acceso