Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

Una supercomputadora analizó el COVID y esto fue lo que encontró

La supercomputadora Summit del Oak Ridge National Lab en Tennessee es la segunda más rápida del mundo. Desde el verano, se dedicó a procesar datos de más de 40.000 genes de 17.000 muestras genéticas en un esfuerzo por comprender mejor el COVID 19.
Analizar 2.500 millones de combinaciones genéticas le tomó más de una semana. El doctor Daniel Jacobson, investigador principal y científico jefe de biología de sistemas computacionales en Oak Ridge, lo definió como un “momento eureka“.
La computadora había revelado una nueva teoría sobre cómo el COVID 19 impacta el cuerpo: la hipótesis de la bradicinina, que proporciona un modelo que explica los síntomas del coronavirus y sugiere más de 10 tratamientos potenciales, muchos de los cuales ya están aprobados por la FDA.
Según los hallazgos del equipo, una infección por COVID 19 generalmente comienza cuando el virus ingresa al cuerpo a través de los receptores ACE2 en la nariz (los receptores, a los que se sabe que ataca el virus, son abundantes allí). El virus luego avanza a través del cuerpo, ingresando a las células en otros lugares donde también está presente ACE2: los intestinos, los riñones y el corazón. Esto probablemente explica al menos algunos de los síntomas cardíacos y gastrointestinales de la enfermedad.
Los datos analizados por Summit muestran que el virus no se contenta con simplemente infectar células que ya expresan muchos receptores ACE2. En cambio, secuestra activamente los propios sistemas del cuerpo, engañándolo para que regule al alza los receptores ACE2 en lugares donde generalmente se expresan en niveles bajos o medios, incluidos los pulmones.
El sistema renina-angiotensina (RAS por sus siglas en inglés) controla muchos aspectos del sistema circulatorio, incluidos los niveles corporales de una sustancia química llamada bradicinina, que normalmente ayuda a regular la presión arterial.
Según el análisis del equipo, cuando el virus modifica el RAS, hace que los mecanismos del cuerpo para regular la bradicinina se vuelvan locos. Los receptores de bradicinina se vuelven a sensibilizar y el cuerpo también deja de descomponer la bradicinina de manera efectiva.
El resultado final es la liberación de una tormenta de bradicinina, una acumulación masiva y descontrolada en el cuerpo. Según la hipótesis, es esta tormenta la responsable en última instancia de muchos de los efectos mortales de COVID 19.
El equipo de Jacobson dice en su artículo que “la patología de COVID 19 es probablemente el resultado de tormentas de bradicinina en lugar de tormentas de citoquinas”, que se habían identificado previamente en pacientes con COVID-19, pero que “los dos pueden estar estrechamente relacionados”. Otros artículos habían identificado previamente las tormentas de bradicinina como una posible causa de las patologías de la enfermedad.

Ciencia Coronavirus computadoras

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso