Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

Sin definiciones sobre la renuncia de Basualdo, la crisis política deja varios heridos en Energía

Aunque el viernes el ministro de Economía le pidió la renuncia, el gobierno aún no definió qué sucederá con Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica y asesor del Instituto Patria en el área. Cómo terminará el conflicto.
«Lo peor de esta situación de indefinición es que deja a todos rotos. El presidente, el jefe de Gabinete y (Martín) Guzmán, que no pudieron sacar a (Federico) Basualdo, pero también el propio Basualdo y Darío Martínez. Todos quedan desdibujados«, se sinceró, catárquico, un funcionario del área energética del gobierno. A última hora del domingo, voceros del Ministerio de Economía y de la Secretaría de Energía evitaron realizar comentarios sobre la situación de Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica, que está involucrado desde el viernes al mediodía en una crisis de renuncias, enredos y desmentidas que estalló en el seno del gobierno.
Después de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, acordara su salida con el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, Basualdo se negó a presentar la renuncia que le pidió Darío Martínez, titular de Energía, según pudo reconstruir EconoJournal en base a distintas fuentes gubernamentales. Tres días después el subsecretario sigue en el cargo. No contestó la consulta de este medio acerca de su continuidad. Tampoco lo hicieron los colaboradores de Martínez.
Con respaldo
Basualdo es una pieza clave en el armado energético del cristinismo. Es el principal asesor en energía del cristinismo. Orgánico de La Cámpora, responde a Máximo Kirchner y al ministro del Interior, Wado de Pedro. Eso lo diferencia, por ejemplo, de Federico Bernal, interventor del Enargas, que no forma parte de la organización que lidera el hijo de la vicepresidenta Cristina Kirchner.
Si bien tiene a cargo el área de Energía Eléctrica, el subsecretario maneja una agenda mucho más amplia. Por ejemplo, la semana pasada se reunió con empresarios petroleros que están negociando con YPF la compra de yacimientos maduros. También tiene injerencia directa sobre la empresa estatal IEASA, que maneja una caja millonaria de subsidios. Fue Basualdo quien impulsó el reemplazo en febrero de Andrés Cirnigliaro, ex presidente de la compañía, por Agustín Gerez. Por eso La Cámpora y el cristinismo en general se niegan a soltarle la mano.
¿Cómo termina la historia?
Desde Presidencia ensayaron una contorsión narrativa para argumentar que Alberto Fernández comparte la visión de Guzmán con relación a la necesidad de cambiar al titular de la Subsecretaria de Energía, pero arguyen que la salida del funcionario no se producirá inmediatamente porque el ministro se equivocó al filtrar en los medios de comunicación su pedido de renuncia a Basualdo. En todo caso, fue un error compartido, porque en rigor, fueron los voceros del Presidente quienes respaldaron el viernes al ministro de Economía. El silencio oficial no hace más que acentuar el vacío de poder que se generó en la Secretaría de Energía.
Habrá que ver qué sucede con Basualdo, si resiste o no en la Subsecretaría de Energía. Pero no es el único herido que está dejando este embate interno. A Darío Martínez también se le dificultará retomar la iniciativa hasta que no quede claro qué pasará con uno de sus subalternos.
Lo concreto, a esta hora, es que el gobierno apunta a que la pandemia funcione como un catalizador que neutralice la crisis y le quite fuerza en la agenda. En esa clave, fuentes gubernamentales filtraron ayer que el Presidente prevé viajar a Europa dentro de 10 días acompañado por Guzmán. Una vez más, se apuesta a que el paso del tiempo cauterice las heridas. Mientras tanto, la gestión del sector de energía se paraliza.

Energía

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso