Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

Organizaron una fiesta clandestina en un yate y casi se hunde por la cantidad de jóvenes a bordo

A pesar de la preocupación expresada por el Gobierno frente a la sostenida suba de los casos de coronavirus en la Argentina, las fiestas clandestinas parecen haberse vuelto moneda corriente en distintos puntos del territorio. En las últimas horas trascendió un nuevo caso en Entre Ríos, donde cerca de 25 jóvenes organizaron un evento ilegal a bordo de un yate que, por el peso de los ocupantes, estuvo a punto de hundirse. La capacidad de la nave era de 10 personas.
Ocurrió en el Club Náutico de Paraná, desde el que la embarcación partió este domingo rumbo a la llamada “Isla Bonita”. Sin embargo, la cantidad de pasajeros que llevaba le impidió llegar muy lejos y comenzó a sumergirse cuando todavía estaba cerca de la costa.
Las fotos del barco, que se viralizaron en las redes sociales, muestran que a bordo viajaban una gran cantidad de personas que no llevaban tapabocas ni respetaban el distanciamiento social establecido por la pandemia.
Indignados ante esta situación, muchos usuarios rechazaron el comportamiento imprudente de los jóvenes, mientras que otros cuestionaron tanto al club como a las autoridades locales por la falta de controles en la zona.
Leonardo Díaz, el presidente del Club Náutico de Paraná, admitió que el yate “salió sin los requisitos” correspondientes. Además, reconoció que algunos de los ocupantes eran socios de la institución y sostuvo que se manejaron de manera “irresponsable y llevando demasiada carga a bordo”.
Con respecto al posterior hundimiento de la nave, manifestó: “Sucedió que el exceso de carga hizo entrar agua por las ventilaciones del motor. Gracias a Dios ya estaban tocando el borde de una isla y se sumergió la parte de motor y máquinas, quedando el resto en arena”.
De acuerdo con Díaz, la comunicación del club es clara en relación con las medidas de prevención requeridas a los socios para subir a las embarcaciones. Informó que se los insta a cumplir con el distanciamiento social en todo momento y que, a tales fines, se despachan los barcos “con el 50% de la capacidad”. Por ese motivo, sostuvo que fue la propia institución la que dio aviso a Prefectura al notar la gran cantidad de jóvenes que viajaban en el yate que estuvo cerca de hundirse el domingo.
“A mí me gustaría comentar que el sacar una embarcación o un despacho es como una declaración jurada del patrón o del timonel. Si después de lo que uno declaró de pasajes o de personas, hace y deshace y sobrepasa las medidas, creo que ahí es total responsabilidad de esa persona que está tomando esa actitud”, aclaró el titular de la institución.

Fuente: /TN
Paraná

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso