Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Actualidad

La Iglesia reunió a dirigentes oficialistas y opositores y pidió “terminar con las luchas de poder”

Las tensiones entre el presidente Alberto Fernández y su vice Cristina Kirchner crecieron esta semana, en el marco de las posiciones acerca de los movimientos sociales.

En ese marco, la Iglesia llamó el viernes a que los dirigentes busquen “una visión superada de la violencia ligada a la lucha de poder”. El pedido lo hizo el presidente del Episcopado Monseñor Oscar Ojea.

“No debemos hablar tanto de los planes sociales”

Ojea habló en la apertura de las tradicionales Jornadas Sociales que anualmente organiza la Pastoral Social en Mar del Plata y del que participan políticos, empresarios, sindicalistas, referentes sociales y economistas y que este año tiene como tema “Integración y trabajo para una patria de hermanos”.

En este contexto, se refirió a las fricciones que se mantienen dentro del Gobierno, habló de la “lucha de poder” y pidió adoptar una visión “que nos permita centrarnos en las verdaderas necesidades y búsquedas de nuestro pueblo”.

Esta semana, la vicepresidenta volvió a criticar públicamente algunas políticas del Gobierno de Fernández, lo que incluyó cuestionamientos a movimientos sociales oficialistas.

“No debemos hablar tanto de los planes sociales, más allá de que son necesarios en la coyuntura, sino de un verdadero plan de desarrollo humano Integral que incluya un proyecto para reencauzar la angustiante necesidad de tierra, techo y trabajo que tiene nuestra población”, apuntó Ojea.

En este sentido, subrayó que a los obispos el tema del ordenamiento territorial les parece “prioritario” de abordar. “En los últimos años han aumentado los pobres y los indigentes”, dijo.

El acto se realizó en el auditorio del hotel 13 de julio, de Luz y Fuerza, y estaban junto a Ojea el ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta; el secretario de Culto Guillermo Oliveri, la ministra de Gobierno bonaerense Cristina Álvarez Rodríguez; el intendente de Mar del Plata Guillermo Montenegro; el presidente de la Pastoral Social, el obispo de Lomas de Zamora Jorge Lugones, y el obispo local, Gabriel Mestre.

“Nos encontramos frente al enorme desafío de aumentar la creación de trabajo con un salario digno que sostenga su poder adquisitivo”, expresó. Advirtió además que si bien se puede generar trabajo, “en muchísimos casos no se puede llegar a fin de mes”.

En esa línea, se refirió a los números a nivel social y económico. “En la Argentina existen 5.687 villas o barros populares. En los últimos años, aumentaron los pobres e indigentes. Aquí se encuentra el núcleo más duro de la pobreza. La brecha entre nosotros se agigantó”, señaló Ojea.

“San Pablo VI decía que el desarrollo es el nuevo nombre de la paz, pero esta paz no será posible si no se acorta esta brecha, si no se acortan las distancias”, advirtió. “Nos encontramos frente a estos inmensos problemas que muchas veces se nos presentan como un verdadero laberinto”, agregó.

Exhortó entonces a dialogar. “Mirar las situaciones de carencia de los demás y no solo las necesidades propias, y al mismo tiempo buscando una mirada que nos coloque por encima de las situaciones para poder generar diálogos fecundos entre todos los actores sociales, el Estado, los sindicatos, los empresarios y los movimientos sociales”, expresó.

Fuente: /TN
reclamo

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de Neuquen deportes

Teclas de acceso