Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

Juró Carnaghi como diputado nacional en reemplazo de Darío Martínez

La banca de diputado que dejó vacante el nuevo secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez quedará en manos de un varón. El legislador neuquino Guillermo Carnaghi finalmente ocupará ese lugar, después de una pelea al interior del Frente de Todos que involucró un intenso reclamo para que se respete la paridad de género en el bloque oficialista.
La Cámara Baja le tomó juramento a Carnaghi este mediodía en reemplazo de Darío Martínez, que presentó la renuncia a su escaño y fue designado el 21 de agosto para asumir la nueva responsabilidad ejecutiva.
Ese ceremonial y sencillo acto puso fin a una controversia que tenía como protagonista Asunción Miras Trabalón, una dirigente del partido Nuevo Encuentro de Neuquén que había sido candidata a diputada nacional en el segundo lugar en la lista legislativa de 2019. Carnaghi, en cambio, figuraba en la cabeza de la nómina, pero como suplente de Martínez.
Según la Ley de Paridad de Género, el reemplazante de un diputado que renuncia tiene que respetar esa condición de identidad. Es decir, si una mujer deja su banca, en ese lugar tiene que asumir otra legisladora. El artículo 3 de dicha norma establece: “en caso de muerte, renuncia, separación, inhabilidad o incapacidad permanente de un/a diputado/a nacional, lo/a sustituirán los/as candidatos/as de su mismo sexo que figuren en la lista como candidatos/as titulares según el orden establecido”.
De esta manera, el requisito de paridad no solo garantiza perforar el “techo de cristal” en la representación política, sino que resguarda de futuros desequilibrios la composición de las cámaras, al impedir que un varón asuma el rol que antes desempeñaba una mujer.
Sin embargo, lo cierto es que la paridad se suele interpretar a la inversa, literalmente: cuando un hombre deja su cargo parlamentario, también debe asumirlo otro hombre. Con ese argumento, Carnaghi se impuso en la controversia en la bancada oficialista. Es que la legislación habilita adoptar ese criterio, hasta tanto haya una modificación reglamentaria que lo prohíba.
La pulseada impulsada por Miras Trabalón generó el respaldo de otros dirigentes del peronismo, en su mayoría mujeres, junto al de otras fuerzas partidarias. De acuerdo a su criterio, este sector advierte que no se está respetando el espíritu de la ley.
La referente partidaria presentó su reclamo a la Justicia y tuvo un fallo favorable el 31 de agosto de parte de la jueza con competencia electoral, María Romilda Servini. Además, apeló ante la Cámara Nacional Electoral (CNE), con el apoyo de tres amicus curiae, entre ellos uno de Malena Galmarini, la titular de Aysa. Pero el tribunal no se había expedido hasta este jueves.
Sin embargo, los antecedentes no eran buenos para Trabalón. En mayo pasado, el partido Somos encabezó su propia pulseada cuando Andrés ‘Cuervo’ Larroque dejó su banca en Diputados para asumir como ministro de Desarrollo de la Comunidad de Axel Kicillof. El partido que lidera Victoria Donda reclamó el lugar para Natalia Souto, quien ocupó el vigésimo segundo lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales del 2019. Al final, juró Lisandro Bormioli, militante de Kolina.
Mientras tanto, dos legisladoras buscan resolver el vacío normativo de la paridad. La diputada Mara Brawer, que impulsa un proyecto para que en casos similares quien asuma sea el candidato que sigue a quien debe ser reemplazado. La otra iniciativa la lleva adelante Cristina Álvarez Rodríguez, quien propuso otra ley para que estas situaciones se definan a favor de la mujer hasta que la composición del Congreso se reparta en mitades iguales entre ambos géneros.

Fuente: /Infobae
Jura

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso