Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

Desplazaron a dos funcionarios clave del Ministerio de Agricultura

El poder político dio un paso más sobre el control de las actividades agropecuarias, con el desplazamiento del viceministro de Agricultura, Julián Echazarreta y del funcionario que estaba a cargo de un organismo clave en ese ministerio, Marcelo Rossi, director del Control Comercial Agropecuario. En esos roles fueron designados, respectivamente, Jorge Solmi y Luciano Zarich.
Más allá de los nombres, los cambios expresan un claro avance de una visión más intervencionista desde el Estado sobre el sector agroindustrial, en el marco de las discusiones sobre el control de precios, el abastecimiento y la liquidación de dólares por las exportaciones. Antes de asumir en 2019, Echazarreta fue alto ejecutivo de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y vicepresidente de la Bolsa Cereales de Buenos Aires, y por lo tanto un interlocutor válido, por ejemplo con el Consejo Agroindustrial Argentino. En sintonía con él, Rossi estaba formalmente a cargo del Registro ünico de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA), que es la llave del Estado para autorizar o no las actividades de los privados en ese sector.
En el contexto de los últimos dos meses, que incluyó el cepo exportador al maíz, imputaciones a abastecedores de alimentos de consumo masivo y amenazas de aumento de retenciones, los funcionarios salientes venían recibiendo presiones crecientes del ala kirchnerista, que en ese ministerio encarna la jefa de Gabinete, Diana Guillén, ligada al Instituto Patria que comanda Cristina Kirchner.
La línea Guillén se presenta cada vez más influyente sobre el ministro, Luis Basterra, que había mostrado amplitud en la designación de Echazarreta, como su virtual viceministro, y en el mantenimiento de Rossi, ya que este respetado funcionario había vuelto a la función pública en 2016, en tiempos del macrismo, luego de haber sido combatido hasta su desplazamiento por Ricardo Echegaray y Guillermo Moreno.
En un sentido más amplio, las presiones sobre la visión más respetuosa del accionar privado que defendían Echazarreta y Rossi, llegan desde la Secretaría de Comercio Interior, que conduce Paula Español, como de la AFIP y del Banco Central. En las últimas semanas, en el Boletín Oficial se publicaron varias resoluciones ligadas a esos organismos, que tienen como rumbo común el incremento de intervención estatal sobre las actividades privadas de la agroindustria.
Sin entrar en polémicas, Echazarreta dijo que su renuncia fue por motivos personales. “Soy un hombre grande. La exigencia de la función pública es muy elevada. Me fui”, indicó. Y en metáfora futbolera agregó: “Me quedo sin aire, no puedo hacer un pase, no puedo trabar porque me quedo sin piernas. Tiene que venir gente que esté bien, que tenga más aire y sea más joven”.
Pero Rossi transparentó que el cese de sus funciones se lo comunicaron de un modo desagradable para él. Se lo transmitió Ariel Martínez, el subsecretario de Coordinación Política que es uno de los pocos funcionarios del ministerio que proviene del riñón político de Basterra, desde sus tiempos como diputado.

“No me lo comunicó el ministro, me lo mandó decir”, criticó Rossi en sus redes sociales y agregó: “Es inexplicable de esta forma y sin un argumento. No le hace bien a la política. 12 años a cargo del Organismo, sin una sola denuncia. Ameritaba al menos una explicación”.
Rossi recibió diversos mensajes de reconocimiento por su amplia y honesta trayectoria, incluso del propio Echazarreta, quien lo definió como “un funcionario de calidad, correcto, honesto y esmerado en el trabajo. No sé por qué le pidieron que se vaya”.

Quiénes son los nuevos funcionarios
Las designaciones de Solmi y Zarich fueron oficializadas a través del decreto 121/2021 y la Decisión Administrativa 121/2021 publicadas este sábado en el Boletín Oficial. Aunque la decisión de estos cambios se venía cocinando a fuego lento y se conoció al filo de la medianoche del viernes, como si se aprovechara el impacto mediático del desplazamiento del ministro de Salud, Ginés González García, para dar una noticia que se descontaba iba a ser criticada por el sector agropecuario.
Solmi es un abogado de Pergamino, ex vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), que como ex legislador provincial, presidió la Comisión de Asuntos Agrarios de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Actualmente se desempeñaba como director del Fondo de Garantías Buenos Aires (Fogaba).
En tanto, Zarich es oriundo de la localidad cordobesa de Arias. Es contador público y cuenta con un importante recorrido como funcionario tanto en el kirchnerismo como en tiempos de Macri, por ejemplo como director Nacional de Matriculación y Fiscalización.
Luciano Zarich, ex subinterventor en Vicentin, fue designado como Director Nacional de Control Comercial Agropecuario.
Su momento de mayor exposición mediática fue cuando, como subinterventor de Vicentin, Zarich se presentó en las oficinas de la agroexportadora, en Avellaneda, Santa Fe para tomar el control de la empresa. Pero esa misma noche volvió a Buenos Aires y desde entonces no se tuvieron más noticias de él, porque luego el Gobierno nacional retrocedió en esa iniciativa intervencionista.

Fuente: /TN
Agricultura

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso