Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Actualidad

Comunicado de la Convención Provincial, Junta de Gobierno y seccionales del MPN

Ante el conflicto desatado por el sector de Autoconvocados de Salud, desde el Movimiento Popular Neuquino emitieron un comunicado en donde expusieron la cronología de los hechos.
El mismo señala lo siguiente:
Durante todo febrero, el gobierno dialogó con la conducción gremial que nuclea a los empleados estatales, entre ellos a los trabajadores y trabajadoras de Salud, para acordar una recomposición salarial. Con un esfuerzo extraordinario ante los números de la provincia, y comprendiendo la necesidad de reconocer a quienes llevan adelante la mayor responsabilidad frente a esta catástrofe sanitaria, se ofreció un aumento y la posibilidad de volver a negociar en el mes de Junio.
Ese acuerdo no fue caprichoso. Se basó en las posibilidades financieras reales de un momento de modesta y leve recuperación, luego de una de las crisis más complejas que nos ha tocado atravesar, no sólo por la pandemia, sino por una caída estrepitosa de las principales actividades económicas de nuestra provincia: la hidrocarburífera y la turística.
Estamos ante un escenario complejo, donde los salarios pierden su valor adquisitivo frente a procesos económicos inflacionarios vinculados a las variables nacionales, agravadas en un contexto pandémico nacional; y las fuentes de trabajo han caído. Frente a esto, creemos que el diálogo requiere esfuerzos compartidos y responsables.
El Gobierno Provincial ha sido claro: según continúe la recuperación económica, se asume el compromiso de revisar y consensuar los acuerdos logrados, siempre contemplando el bienestar de la sociedad en su conjunto. Es por ello que el sistema de salud fue priorizado, junto a otros sectores que han sido y son esenciales en la lucha contra esta pandemia.
La conducción gremial aceptó el acuerdo, no obstante, fue rechazado por un grupo minoritario de trabajadores autoconvocados, desconociendo a sus dirigentes legalmente constituidos como representantes de los trabajadores estatales. Desde entonces, se ha desatado un conflicto que excede lo salarial. Junto a sectores externos al sistema de salud, este grupo ha “anarquizado” el reclamo, entorpeciendo cualquier medio de diálogo posible, adoptando medidas, sin importar el daño que ello genera. Pretenden dar discusiones, las que dicen ser salariales, por fuera de la organicidad de sus propios gremios legitimados para sentarse en las
mesas salariales. Sin pretender inmiscuirnos en los asuntos internos de la Organización Gremial, creemos que si verdaderamente fueran respetuosos de la democracia, primero debieron agotar el diálogo dentro del Sindicato que los representa.
Es real, y siempre fue la premisa, que los sueldos del personal de salud sean mejores, ya que es lo que nos permite contar con un modelo de salud pública ejemplo en todo el país. Sabemos, y hemos destacado el rol vital que cumplen frente a la pandemia. Reconocemos una demanda justa del sector, que se extiende a todo el pueblo neuquino, y que la gravedad de esta crisis
le impide al Gobierno Provincial responder como siempre lo ha hecho. Lo que no podemos aceptar, es que un reclamo salarial se torne extorsivo, que vaya por fuera de los cánones y procedimientos legales establecidos. Y menos aún que se expresen afectando al conjunto de la sociedad, con la intromisión de sectores políticos que nada tienen que ver con el genuino
reclamo por mejores salarios.
Existen límites, y a estos los marcan los consensos generales logrados en los cauces democráticos propios del Estado de Derecho. Estamos hoy ante una clara conducta oportunista y desestabilizadora que protagonizan, bajo la “máscara” de los reclamos salariales
de salud, activistas que jamás han ganado las elecciones en la Provincia.
En esta última semana, este conflicto llegó a extremos intolerables, como lo han sido los cortes de ruta y los bloqueos a accesos a numerosas localidades y centros productivos. Estas formas, que condenamos enérgicamente, no hacen más que ir en detrimento de cualquier recuperación económica, lo cual no sólo afecta la posibilidad real de mejorar una oferta salarial, sino que nos empuja a una situación de gravedad de cara a la demanda de otros sectores que precisa ser atendida. La metodología adoptada atenta contra las libertades individuales, sociales y contra el bien común.
Como partido político, hemos pedido una y otra vez la no electoralización de la pandemia, se lo hemos exigido a nuestros cuadros políticos partidarios en ejercicio de funciones o no. Es inadmisible, por tanto, que el resto de las fuerzas que componen el arco político aprovechen y se apropien de este conflicto para atacar al gobierno. Lo que hacen es perjudicar a una sociedad que trabaja para recuperar parte del año perdido. Quienes conducen la provincia tienen la responsabilidad y el compromiso democrático de
velar por el bienestar de cada neuquina y neuquino, y sobre esa premisa fundamental accionar. El MPN no se pregunta qué hacer o de quién es la culpa, hace 60 años se dedica a hacer; a resolver los problemas de neuquinas y neuquinos a través de sus gobiernos votados por decisión mayoritaria de la sociedad.
Neuquén está por delante y se debe rechazar cualquier oportunismo. Reconocemos a cada trabajador y trabajadora de la salud, lo hemos hecho desde el primer momento y esta no será una excepción, pero entendemos que el único camino debe ser el diálogo, franco, justo y democrático. Debemos honrar el esfuerzo de cada neuquino y neuquina para salir adelante, con la convicción que paso a paso, juntos y juntas, vamos a revertir esta crisis.

MPN

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de

Teclas de acceso